Brais Misa García

Triatleta


1 comentario

Crónica de una carrera imperfecta…

A veces, la vida te da con una piedra en la cabeza, pero por eso no puedo perder la fe en lo que hago. Estoy convencido de que la única cosa que me ha mantenido en pié ha sido el amor por lo que hago… “Steve Jobs”

Desde que terminase mi sueño del Campeonato del Mundo de Xterra, está ha sido la frase que más me ha ayudado a soportar ese pequeño dolor que me causa la espina que llevo clavada desde ese día.

Ha sido la que en los momentos de bajón, cuando me planteaba incluso no volver a seguir haciendo lo que hago, o incluso dejar el deporte por un tiempo, aparecía esa frase para volver a ver la luz.

Ahora ya han pasado 12 días y pienso que durante ellos he cambiado muchas veces de opinión, y que muchas cosas en las que he pensado me han hecho salir a flote.

Ahora entiendo a todos esos grandes deportistas de élite que se juegan todo a una carta, un partido, una bola, una curva, por suerte, destino o porque simplemente no tenía que pasar, fracasan en su intento y se ven destrozados por la tele y mucha gente dice: “son profesionales, es su trabajo, tanto les da”… yo no pienso lo mismo. Duele y mucho. Te quita el apetito, el sueño, incluso el habla…

CIMG0002

Para empezar quiero disculparme ante toda esa gente a la que no he respondido a sus mensajes de apoyo o de felicitación que he recibido durante este tiempo… Han sido muchos y muy buenos. Y por eso quiero daros las gracias por estar siempre ahí empujándome.

También quiero disculparme por haber estado desaparecido durante este tiempo, sin apenas atender a las redes sociales, mi blog o cualquier otra cosa. Mi cuerpo no me lo pedía y por lo tanto tomé la decisión de estar alejado durante un tiempo reflexionando y pensando en lo que me había pasado. Además, yo hago las cosas porque las siento y realmente me gustan y por eso tomé la decisión de no publicar crónica, fotos o estado de ánimo en ellas. Espero que lo entendáis. En general, pedir disculpas a todo el mundo que se preocupa por mí o quiere saber de mí, y en particular, a mi equipo y a mi entrenador que desde que terminó la carrera apenas saben nada de mí. I’M SORRY!!!

Durante este tiempo, mi cuerpo y mi mente me pedían estar aislado del mundo, en mi burbuja, analizando lo que había pasado en la carrera, antes, durante y después y por eso lo hice.

Tal y como venía contando en mi blog desde que empecé, y supongo que serán cosas de la vida, hablaba de cómo el deporte me había cambiado la vida. Pues bien… esta ha sido la lección magistral de la misma.

xterra

Maui, 27 de octubre de 2013, 9:02 hora local, suena un fuerte bocinazo el cual da comienzo al Campeonato del Mundo de Xterra 2013 para mí y el resto de participantes.

En ese preciso momento desaparece la tensión acumulada durante meses de preparativos, entrenamientos, viajes, aclimatación… Estaba sólo, era yo contra mi mismo, el resto me acompaña para cumplir mi sueño, dar el máximo y terminar lo antes posible para ver recompensado mi esfuerzo.

Me tiro al agua con todas las ganas del mundo, y en mi cabeza aún resuenan las palabras que había intercambiado segundos antes con mi colega de expedición, Carlillos, ese compi de aventuras que por las circunstancias del viaje o del momento, tensión de la gran carrera fueron pocas, solamente le dije: “Bueno, aquí estamos, es lo que queríamos, ahora a darlo todo”.

Tras esas palabras lo siguiente que pasa por mi mente es apretar al máximo hasta el final de la carrera.

El agua estaba bastante caliente, no había demasiada corriente y las olas no eran como días anteriores. El agua cristalina se podía ver claramente el fondo sin problema, y 600 triatletas nadando hacia una bolla.

vatwr

El circuito de la natación se había modificado, consistía en nadar hasta una bolla a unos 500 metros de la orilla, regresar, paseo de 100 metros por la blanca arena, y vuelta a una bolla esta vez más cerca, a unos 250 metros de la costa, para cruzar el arco que nos conducía a una larga y dura transición.

En el agua no estaba tan fuerte como meses atrás debido a una pequeña lesión de espalda pero decidí ir fuerte y luchar cada posición. Así lo hice y salí en un grupo de 10 con un crono de 24:59, que con el paseo de la arena y demás no había sido una mala natación.

Enfilé la dura recta hasta la transición, que en el video del año anterior parecía llano, jajajaja, menudo repecho.

Busco mi bici y me preparo lo más rápido que puedo. Salgo pitando ya que sabía que en el sector de la BTT podía perder algo de tiempo y no podía desperdiciarlo. La zona de transición era una autentica jungla, la ley del más fuerte, no había ni jueces, ni orden, ni seguridad ni nada. Primer susto. Un hombre mayor viene despistado y al intentar pasar me pisa, nada serio.

Llego a la línea de montaje y me subo en la bici, engancho las zapas y a pedalear fuerte.

Pero es aquí cuando el destino, el karma, o un espíritu se cruzan en mi camino y los 4 meses de sueños, ilusiones, pensamientos y demás, me devuelven a la realidad del mundo mundial. Estoy en el suelo, dolorido, sangrando, magullado, y sin saber porqué yo era el elegido.

La cuestión fue que un triatleta americano había decidido no perder tiempo y colocar sus zapatillas cual profesional con sus gomas para arañar unos segundos al crono. Pues cuando se disponía a abrochárselas haciendo alarde de su infalible técnica se descuelga de la bici cual piloto de moto GP, se desequilibra y va a parar contra un menda que sin comerlo ni beberlo hice de almohada del americano y los dos nos fuimos al suelo.

Asfalto. Eso quema y es duro. Me levanto como aturdido sin creerme lo que me había pasado, intento retomar la marcha lo antes posible, veo que muchos triatletas pasan a mí alrededor, pasa Carlos y sigue su carrera, pienso que sería una buena rueda, pero mi patilla de cambio se ha doblado y no puedo seguir la marcha.

Cuando regreso a la realidad de la carrera oigo como el susodicho amigo me esta insultando como un poseso en inglés, lanza mi bote fuera de la pista y prosigue la marcha sin problema.

Intento arreglar la patilla con mis manos, deslío la cadena, recojo mi bote y salgo a toda pastilla para recuperar lo perdido con los demás contrincantes. Pienso para mí: esto no es nada ahora un poco más a tope… Empiezo a hacer pruebas con el cambio para ver si hay algún problema y me doy cuenta de que sí era algo, la patilla esta totalmente doblada y apenas tengo un margen de 4-5 coronas y el plato no puedo usarlo ya que toca los radios y hay peligro de que se parta.

Empiezo a afrontar las primeras rampas duras del circuito y me doy cuenta de que con aquel desarrollo no voy a ningún sitio y decido pararme a ver si puedo ganar un poco más de juego. Paro y le doy otro tirón a la patilla. Bueno parece que la cosa mejora, las heridas empiezan a hacer acto de presencia pero el dolor se va con las siguientes pedaladas.

Consigo hacer un par de kilómetros a muerte y cuando consigo ver a Carlos de nuevo a no más de 20 metros, la cadena roza los radios se engancha y la patilla impacta en mi gemelo. Se ha roto, se ha roto… retumba en mi cabeza, llamo a Carlos por si lleva troncha cadenas pero no consigo que me escuche y desaparece al final del camino.

Me bajo de la bici, y mi instinto es correr con ella por la mano, pero la voz sabia de mi conciencia aparece diciendo, a donde vas que te faltan 28 km. sin decir ni hacer nada me siento en el suelo por un momento, levanto la vista y veo el hermoso paisaje de Hawai, no hay ruido, no existe nada en ese momento solo quiero despertarme de esa angustiosa pesadilla que me perseguía. Pero esto no pasa, es real.

En ese momento mi cuerpo y mente entran en acción y lo único que veo y oigo, son todos esos días de duro entrenamiento, toda esa gente que ha confiado en mí y que me ha animado a estar donde estaba y pensé… voy a terminar mi sueño porque si bajo los brazos, nunca sabré qué se siente al terminar.

Quito el eslabón rápido de la cadena, la abro, saco la patilla y le hago un nudo al cable. Tenía un problema y era que ahora tenía la cadena demasiado larga. Objetivo conseguir un troncha cadenas a toda costa. Pregunto a cada uno de los participantes que pasa y ninguno dice nada, alguno se disculpa, otros me animan e incluso se compadecen de mí. No consigo nada, intento partir la cadena con mis manos, imposible además de hacerme cortes en los dedos, es imposible, le doy con dos piedras para ver que consigo. Tampoco da sus frutos. Cuando casi estaba convencido de seguir sin cadena, aparece un alemán, número 318, jamás me olvidaré, me dice que lleva un troncha cadenas que si lo quiero. Le digo que sí, que después se lo devuelvo que no se preocupe.

CIMG9837

Corto la cadena, y la uno con el eslabón rápido. Vacío el saco donde llevaba los geles, la bomba y los meto por mi mono. Uso la bolsa para guardar lo que había sacado de la bici.

Me dispongo a hacer 28 Km. de carrera con un piñón fijo, plato grande de 36 dientes y una corona mediana. La mejor opción que me dejó la cadena.

En cuanto me monto de nuevo en la bici vuelven otra vez las sensaciones de carrera, pero esta vez eran diferentes, había perdido más de 15 minutos y mis opciones de hacer un buen papel se habían perdido. Mi mente cambió a la de un superviviente, y me dedique a hacer lo que me gustaba sin pensar en tiempos, puestos, rivales. Era como si fuese en un entreno más. Me divertía con la gente, charlaba, pero nunca perdía la chispa de seguir hacia delante. Donde podía pedalear, le daba duro, cuesta abajo me dejaba ir y en los repechos me dedicaba a correr con la bici por la mano porque con ese desarrollo era inviable ir montado.

En la milla 7 me encontré con mi “salvador” el 318, le devolví en marcha su troncha cadena y me gritó: You are a Spanish crazy!! Good luck!!  Y seguí con mi camino hasta la T2. Mucha gente se reía cuando los adelantaba con mi “fixed” otros me hacían fotos desde le borde, y la mayoría me animaba, cosa que agradecía y me daba alas para llegar al próximo reto.

La carrera a pié. A pesar del desgaste de no poder cambiar en la bici mis piernas no estaban muy cansadas, además había seguido a la perfección los consejos de Didier, para la hidratación con los productos 226ERS y me sentía fuerte. Los cumplí según lo acordado y no había indicios de la temida deshidratación.

CIMG9792

Al fin, llegué a la T2, después de la mayor aventura en carrera nunca experimentada había llegado y una idea recorrió por un instante mi mente. Pensé: “Si no estoy muy cansado voy a intentar hacer el mejor parcial a pie y es algo que me llevo”, manos a la obra. Me equipo en la T2 con todo lo necesario y salgo a buen ritmo para afrontar los últimos 10 km de la carrera. Me encuentro fuerte y empiezo con mucha decisión los primeros kilómetros. Sé que son los más duros y que después es casi todo bajada. No me paro en ningún momento, incluso bebo en marcha para arañar segundos al crono y conseguir lo que me propuse al salir.

Pero poco a poco los kilómetros hacen mella y siento como ya no voy igual de fino. Es aquí cuando vuelve otra vez el espíritu guerrero que llevaba al principio y acompañado de todas las imágenes, recuerdos, frases, de toda esa gente que me apoyó en este bonito viaje, las fuerzas vuelven a mis músculos, para seguir a un ritmo aceptable.

Tras una rápida bajada llego a la playa, esa imagen que tanto repiten en los vídeos Xterra, y que todo el mundo anhela ver. He llegado, ya estoy aquí, apenas me faltan 400 metros para la línea de meta. Pues no, jajajaja, todo cambia cuando me dispongo a adelantar a un triatleta y se percata de que soy de su mismo grupo de edad, se pone a mi lado intentando intimidar o dar a conocer de que no me va a ser fácil ganarle.

Acelero la marcha en la arena para intentar llegar a la hierba delante, pero aguanta los cambios y pienso… “Vaya mierda, este tío me va a joder todo lo que había pensado, la foto, la entrada, todo, pero no me va a ganar.”

Desde el momento en que sabía que iba a disputar esta prueba muchas noches, días, entrenamientos había soñado esta entrada en meta como un momento mágico en el que seguramente me hubiese emocionado acordándome de todos esos bonitos momentos durante la preparación, de toda esa gente que me animaba, de mi familia y todo eso. Pero no iba a ser así, era un sprint a cara de perro con un inglés por el puesto 12 de mi categoría donde a saber lo que ocurriría.

Pues todo cambió cuando la “suerte” se volvió a poner de mi lado y en pleno sprint, el británico se tropieza y cae al suelo, veo para atrás y veo que tengo margen para poder disfrutar del momento y hacer algo que tenía pensado, pero no como hubiese deseado.

En ese momento la rabia me domina de arriba abajo. Señalo al cielo besándome el dedo para saludar a alguien especial, ya que es al único que no puedo hacerlo en persona, me doy tres golpes en el código de barras que llevo sobre el corazón, que significa, mi identidad, de donde vengo, mi familia, y disparo a la cámara para dejar mi huella en Maui.

CIMG9808CIMG9847

 

 

 

 

 

 

 

Al cruzar la línea de meta, una enorme felicidad invade mi cuerpo y me siento muy feliz y orgulloso de lo que había conseguido. Había cumplido mi sueño, no como yo hubiese querido pero al fin y al cabo lo había cumplido.

Finalmente viendo las clasificaciones, me alegré un montón porque conseguí el mejor parcial del mundo en la carrera a pié en mi categoría, lo que me había propuesto al salir de la T2, y esto reforzó aún más la alegría que sentía en ese momento.

CIMG9824

Aunque horas más tarde y después de que toda la adrenalina abandonase mi cuerpo, me adentré en esa sensación de vacío de la que estoy empezando a salir.

Los siguientes días en la isla, traté de disfrutarlos al máximo rodeado de dos grandes amigos, pero ese pensamiento de fracaso seguía torturándome hora tras hora.

CIMG0053CIMG9981

 

 

 

 

 

De todas formas me lo pasé genial los días posteriores a la prueba, un grato recuerdo de un viaje inolvidable.

Por eso quiero dedicar unas palabras a mis dos compañeros de viaje. En primer lugar, enhorabuena, aunque lo dije en su momento lo que habéis conseguido es enorme, y os lo merecéis.

CIMG9988

En segundo lugar, Gracias, gracias por acompañarme en esta aventura y compartir los tres juntos esos momentos inolvidables. A uno lo conocía bastante, Charly, un gran amigo que tengo y tendré por los sures para siempre. Y otro que descubrí, un tío que en las carreras se mostraba como un hombre serio y concentrado, de pocas palabras. Pero cuando realmente lo conocí no tiene nada que ver. El Pepe Céspedes de Aguadulce, jajajaja Manolo Salinas, un superclase que no se calla ni debajo del agua.

CIMG0025CIMG0085

 

 

 

 

 

En resumen general, la experiencia, desde el día 1 hasta el último ha sido impresionante y muy enriquecedora, a pesar de terminar con un sabor muy agridulce y que me ha dejado en momento de incertidumbre, es hora de dejar atrás ese sueño y empezar con otro nuevo. Campeonato del Mundo de Duatlón 2014… voy a por ti!!

Durante todo este largo viaje hay muchas imágenes retenidas por mi retina, sensaciones, y muchas emociones guardadas en mi mente pero me quedo con algunas de ellas, las más especiales, el momento de cruzar la meta en Maui y el recibimiento que me esperaba en el aeropuerto a la llegada a mi casa.

Me despido haciendo una reflexión de todo lo que he vivido.

Han sido 4 meses difíciles, con nervios, tensión, agotamiento y muchas pero que muchas horas de dedicación a este viaje, a esta carrera, a este sueño. He disfrutado, reído, emocionado, llorado, alegrado, sufrido, aprendido, sorprendido, y así un largo etcétera de adjetivos terminados en ido, pero lo que sí he aprendido mucho y sobre todo he descubierto algo muy importante y es lo mucho que le importo a la gente y lo mucho que me quieren. Eso es lo más bonito de esta historia.

Así que a todos y cada uno de vosotros, GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS.

Nunca dejéis de soñar!

Braiiix

CIMG9903CIMG9895


2 comentarios

Mañana será un gran día…

Como dije en mi anterior entrada, necesitaba material para seguir con esta historia que se centra en el Campeonato del Mundo de Xterra y no tanto en lo que hasta ahora venía contando.

Mañana, 27 de octubre de 2013, será un día especial, un día en que se cierre un ciclo de casi 4 meses desde que dio comienzo esta andadura. Ahora mismo estoy sentado en una silla en la terraza de nuestra casa durante estos 10 días en Maui, entre el silencio del lugar, solamente perturbado por el canto de los pájaros y el sonido del mar, pienso en todo lo que he pasado para llegar hasta aquí.

CIMG9677

Pienso en esos duros días de entreno, de búsqueda de patrocinio, de noches sin dormir, de nervios, de tensión, incluso de esos días de risas y de felicidad aunque fueron pocos los hubo.

Pero estando aquí sentado también me acuerdo de toda esa gente que llevo y llevaré detrás durante mucho tiempo y que siempre, pase lo que pase tanto mañana como el resto de mi vida, seguirán empujándome día a día para verme feliz. Y en especial pienso en dos personas que me lo han dado todo, y que daba igual lo difícil que fuese el reto siempre están ahí. Así que lo voy a dejar por escrito. Pase lo que pase mañana, esta carrera se la quiero dedicar a ellos por todo lo que me han aportado hasta ahora, que es impagable. GRACIAS!

Pensando un poco en mañana aunque no le dedico aún mucho tiempo, de momento nada me preocupa, ni nervios, ni los circuitos, ni tensión, ni presión… todo se mantiene alejado de mi cabeza lo único que tengo ahora mismo en mi cabeza es además de disfrutar de una carrera como esta de encontrar el 101% de mi cuerpo para llegar lo antes posible a la meta.

CIMG9715

Pero eso sé, que no será fácil por lo que pienso que estoy preparado para lo que sea, aunque en la mente de un deportista no cabe esa posibilidad, soy realista.

Sólo espero poder estar a la altura y demostrarme a mí mismo que nada es imposible y que si hace 4 meses ni hubiese soñado estar aquí y que ahora lo estoy, pienso que los sueños a veces se cumplen y mi sueño se hará realidad mañana, lo presiento.

CIMG9747

Me quedo con mis pensamientos…

En las siguientes entradas intentaré describir lo que he sentido.

La frase de esta entrada es la que llevo en mi manillar de mi bici de montaña y que leeré cada vez que baje la mirada… “el final del dolor, es el éxito”.

Braiiix

 

 

 


Deja un comentario

Road to Maui….. El final del camino.

Se ha cerrado el ciclo… se ha terminado la ascensión a esta difícil pero enriquecedora pared… Estas  últimas etapas, viéndose estos 4 últimos días, han sido las más rápidas y las que menos esfuerzo me ha llevado completarlas.

Han sido días muy cortos pero muy intensos, demasiado me atrevería a decir, ya que alguno de ellos apenas tenía tiempo para pensar a donde tenía que ir o de donde venía, lo único que me preocupaba era que todo saliese a la perfección y pudiese llegar a la cima como yo había soñado durante estos 4 últimos meses.

Además de la cantidad de preparativos en los que estuve enfrascado, el sábado 19 fue mí cumpleaños, uno muy especial, no sólo por los 25 años que ya es una cifra preocupante sino porque volvía a celebrarlo con la gente que realmente me quiere, y que por circunstancias de la vida de la que me había separado en los dos últimos años.

CIMG9621

Ha sido un fin de semana de emociones muy fuertes, ya que por un lado se acercaba el gran día, mientras que por el otro el cariño de tanta gente que me apoya y me respalda me hacía saltar las lágrimas de vez en cuando, no sólo de emoción sino de alegría. Esto nunca lo he valorado demasiado pero me doy cuenta que hay muchísima gente a la que le importo demasiado.

Pero bueno… dejemos el lado más sensible y sentimental de la historia y centrémonos en lo que realmente importa.

En la cercana entrada de bienvenida decía que contaría como el deporte me está cambiando la vida…

En otras entradas fui poniendo en situación mi historia, pero como esta historia se va forjando a medida que pasan las horas intento escribirla para que no sólo la gente que la lea pueda “disfrutarla” sino para yo mismo dentro de un tiempo me dé cuenta de cómo el deporte cambió mi vida.

Siempre hice el símil entre la preparación de mi objetivo deportivo con una pared que iba escalando, y ahora una vez alcanzada la cima, y desde las alturas puedo ver el camino y lo que me ha costado llegar hasta este punto, todos y cada uno de esos días en los que he puesto al límite mi cuerpo con el único propósito de hacer cima para darme cuenta que realmente sin trabajo, esfuerzo y pasión por lo que haces no se logrará nunca nada. Sea cual sea el resultado, que aún está por ver, el camino es lo que te define, aunque la victoria sea eterna.

Son las 10:24 del día 22 de octubre hora local de Los Ángeles y en la soledad de las 34 horas de viaje y casi 20.000km de aventura que llevo, me he puesto a pensar en todo lo que me ha llevado hasta este estrecho, duro e incomodo asiento que me conduce a la isla de Maui. No me salen las palabras, mi cerebro se pierde en todos esos recuerdos y lo único que consigo es emocionarme. Emoción de alegría de pensar que quien me iba a decir a mí el día 1 de enero de este año 2013 que todo daría un giro inesperado hasta llegar a donde estoy hoy.

2013-10-21 12.18.52    2013-10-21 16.17.36

2013-10-21 18.48.44                                     2013-10-22 08.46.34

Durante este largo viaje me estoy entreteniendo con la lectura de un libro, por el momento sublime, de un deportista, sobrehumano, Kilian Jornet. En su libro “Correr o Morir” refleja a la perfección lo que yo mismo siento cada vez que salgo a entrenar, muchas veces pienso que es el libro que resumiría mi filosofía deportiva. Sé que él es un grande de todo esto pero me satisface tener muchísimas cosas en común con una persona así. Es un principio al que agarrarse.

Pero como el viaje continúa pero el guión aún no está escrito, esperaré a que haya más material para otra entrada.

2013-10-22 20.36.08

Y no puede faltar la frase de esta entrada, tomando una frase del libro de Kilian que dice… “una carrera es como una vida, nace en la salida y muere en la meta”.

ALOHA.

Braiiix


Deja un comentario

La escalada continúa….

Como todo buen objetivo o propósito que uno se propone en la vida, lleva más o menos tiempo superarlo o conseguirlo, es por ello que si dentro de la escalada tienes un buen seguro que te cubra la posible caída, todo se hace más sencillo.

A nivel personal ese seguro ha sido y será siempre toda mi familia, y a nivel deportivo en este caso en particular han sido dos personas, Carlos Ruiz Villalba, que me a ayudado en los 10 días que vino a visitar Galicia, donde pudimos entrenar de forma conjunta y que las horas se pasasen más rápido con charla y risas que con soledad y música.

charly

Otra persona ha sido Julián Orcaizaguirre, un Argentino – Andaluz que me ha guiado no sólo durante este verano sino desde que empecé en este deporte hace un año y medio. Tanto sus consejos deportivos como personales han colaborado a que a día de hoy este donde este y pueda seguir en este bonito deporte. Pase lo que pase siempre hay una sonrisa y un pulgar up! jajaja

trainer

Seguimos avanzando en la pared y algunas cosas van saliendo del saco que portaba al principio y que me hacian ir más lento en mi ascensión. Todos esos momentos se quedarán grabados en mi memoria como un aprendizaje más de la vida y que la frase de “quien algo quiere, con trabajo se consigue” es un muy buen resumen de esta etapa de nervios, contestaciones negativas, líos, confusiones… que ha sido el proceso de preparación de un viaje tan complejo como este.

No merece la pena que os dé el tostón con todo lo que he pasado durante este verano…

Pero en la pared no todo es vertical, sino que a veces hay sitios donde descansar y contemplar la vista.

Pues bien, mi descanso llegó en forma de victoria en una carrera a la que llegaba como un completo desconocido, sin saber ni yo mismo en qué estado de forma me encontraba para su disputa, pero cosas del destino, conseguí alzarme con la victoria en el I Duatlón Concello de O Porriño, y que la gente supiese algo más de mí, además de la gran inyección de moral que me dio verme en lo más alto del podium. Parecían que las cosas marchaban bien.

Duatlón Concello de Porriño 2013

Duatlón Concello de Porriño 2013

La escalada continúa lenta pero segura hasta alcanzar la cima, el final del camino, esa luz que todo el mundo desea ver al final del túnel, pero para ello aún faltan 4 días y echando la vista atrás me doy cuenta de que eso ya queda demasiado lejos en el tiempo y que en las últimas 4 semanas han sido de mucho trabajo, intenso y casi de terminar exhausto, sin fuerzas para dormir. Días de lluvia, niebla, frío, días esplendidos, de sol con mucha humedad, pero al fin y al cabo días que van sumando unos buenos y otros no tan buenos hasta llegar al final… Eso es con lo que me quedo.

Para la próxima entrada seguiré con los últimos preparativos de este viaje por si algun@ quiere seguir sabiendo de mi historia.

No puede faltar la frase de hoy, esta me la dice a menudo mi gran TRAINER y dice… “el sufrimiento es pasajero, el resultado para siempre”.

Braiiix.

 


Deja un comentario

Sentimientos de 129 días que me separan de un sueño.

Ahora sólo restan 12, y puedo echar la vista atrás para darme cuenta de lo difíciles, emocionantes, duros, felices, caóticos y sufridos que han sido. Retomaré mi historia donde me había quedado…

Me había quedado, en una época temida por todo deportista-estudiante, esa época en la que el día a día se convierte en horas de estudio, tupper, y entrenos. La época de exámenes estaba encima.

Siempre es complicado meter la mezcla en un molde y que nos salga el bizcocho perfecto. Pues bien, yo lo conseguí, pienso que con tesón y dedicación no hay bizcocho que se resista. Todas las asignaturas fuera, entrenos muy buenos y sobre todo no había perdido mucho peso…

Terminado el curso, una ilusión revoloteaba en mi cabeza, como una mariposa que vuela de un lado para otro sin rumbo, disfrutar de lo que nosotros (Carlos y yo) denominamos “Camino a Maui” o “Road to Maui” una nueva etapa que aún sin saberlo daría mucho de sí, con nuevas experiencias, golpes, desilusión pero con la mentalidad siempre puesta en un punto, el final de ese camino.

Una de las primeras experiencias y para mí de las mejores, gracias a Pablo, ha sido un vídeo que creamos con el fin de que la gente supiese de nosotros y como inicio en nuestro camino hacia Maui.

Otra de las grandes experiencias, y que me motivó muchísimo, fue el poder compartir un triatlón muy especial no sólo con todos mis compañeros y en especial con Carlos y David, dos grandes amigos, sino también con mi familia que había ido a verme y pode brindarle una sonrisa. Quería hacer una buena actuación en el Triatlón Corto de Sierra Nevada, el de casa, y creo que salió “priceless”.

Pero como si de colocar una guinda a un pastel, el pastel se había terminado y tras casi 2 años de estancia en Granada, llegó un momento duro en este capítulo, el “hasta luego” a toda esa gente que me ha acompañado en el día a día y me ha hecho crecer en este deporte y en mi vida. Momentos que te hacen fuerte y que siempre recordaré como una gran familia que me acogió como uno más… GRACIAS TRIATOMIX, y GRACIAS A TODA ESA GENTE DE GRANADA.

Pues tras 10 horas de viaje en furgoneta, llego a mi pueblo, Peitieiros, y una pared me espera para darme en toda la cara y devolverme a la realidad de lo que había dejado tiempo atrás, esa soledad en los entrenos, en el día a día deportivo, que va tiernado en contra y sin embargo tú quieres seguir hacia delante.

Poco a poco he conseguido ir poniendo anclajes en la pared e ir subiendo día a día intentando esquivar todos los obstáculos y dificultades de la preparación de un viaje a la otra punta del mundo, ya que en esa escalada arrastraba una bolsa llena de millones de cosas que tenía que ir solucionando y que gracias a la ayuda de tantísima gente he podido ir vaciando durante mi camino hacia la cima.

No puedo nombrarlos a todos, algunos los podreis encontrar en las secciones de PATROCINADORES Y COLABORADORES, y otros muchos los llevaré yo en mi cabeza y en mi corazón durante mucho tiempo.

Como la pared es larga, seguiré en unos días…

Como siempre mi frase… esta de Will Smith que dice “Si tienes un sueño, tienes que protegerlo”

Braiiix

 


1 comentario

Bienvenidos a mi blog

Hoy es un día un tanto especial para mí y por eso he elegido este día para presentar una pequeña idea que hacía mucho tiempo que tenía en mi cabeza, pero que lleva su tiempo ponerla en práctica.

La creación del blog también viene ayudada y respaldada por mi próximo viaje a Hawai, concretamente a Maui donde se celebrará el Campeonato del Mundo de XTerra en unos días.

Hechas las presentaciones empezaré por el principio….

Hace un tiempo leí que la vida es como una escalera “infinita” que te lleva al cielo y que cada escalón es cada uno de los obstáculos que tienes que ir superando día a día para seguir subiendo….

Yo, a veces, en la soledad de los entrenamientos pienso, me he quedado en un escalón demasiado alto y no encuentro la forma de subirlo o es que en el siguiente escalón hay algo que me inquieta y retraso mi entrada.

Aunque pensándolo bien, desde pequeño siempre me ha costado saltar a otro escalón ya que la incertidumbre de ver lo que hay en el siguiente me aterraba, y me conformaba con lo que tenía y en el qué estaba.

En este año 2013, la vida me ha hecho ver que no me puedo enraizar en un escalón y debo seguir subiendo y subiendo.

Por eso voy a partir mi historia desde este año y a contar desde mi punto de vista como el deporte te puede cambiar o al menos ayudar a ello.

Desde los 9 años llevo haciendo deporte, no sólo porque me gusta y me entretiene, sino porque es en esos momentos, donde todo lo que me rodea desaparece y mi mente se queda en blanco, sólo piensa en lo que estoy haciendo en ese preciso momento.blog 2

Por eso, siempre me han gustado los deportes individuales. Ya que dependes de ti mismo, del binomio cuerpo-mente y no de terceras personas. En ese momento, en el buen resultado del binomio, es cuando realmente puedo ver de lo que soy capaz y de lo que no, si puedo superarme o simplemente ser lo que ya era.

Este año 2013 me ha enseñado eso, me ha descubierto lo que soy y que realmente puedo superarme a mismo a nivel personal y deportivo.

Ha sido el año del reencuentro con la chispa que había perdido hacia tiempo, la de luchar por lo que realmente me hace ser más valiente, y que luchar por mis sueños puede ayudarme a ello.

Dos han sido los momentos que me han ayudado a esto. Uno, el 28 de abril, cuando por buenos entrenos, motivación extra y una carrera “casi perfecta” conseguí el subcampeonato de España de Duatlón en un grupo de edad complicadísimo. Esa carrera fue el punto de inflexión en todo esto, fue donde realmente me di cuenta de lo que era capaz.  El siempre enigmático binomio había funcionado y mi motivación era máxima.blog

Eso me ayudo a afrontar otro reto de gran calado. El Campeonato Nacional de XTerra en Murcia donde lucharía por dos plazas para el Mundial de octubre con deportistas de otros países europeos. Pues bien, en esa carrera el binomio había fallado y con él falló mi intento de conseguir la plaza para Hawai. Era tercero, donde sólo obtenían plaza dos.

Mi mundo se vino abajo y en mi cabeza sólo había un pensamiento… “has vuelto al peldaño del que habías huido”…

Pero por circunstancias de la vida, bien suerte, un ángel de la guarda o simplemente destino… hizo que se cumpliese el segundo momento del que os hablaba. Dos, 21 de junio de 2013. Una invitación llega a mi correo para asistir al Campeonato de XTerra en Hawai.

En ese momento charlaba con mi madre (skype), que vio como poco a poco mi cara se fue llenando de lágrimas hasta romper a llorar como un niño pequeño.

Esto fue lo que me hizo regresar a donde estaba, a donde realmente me había merecido estar meses atrás, me relanzó al peldaño del que había caído.

Pienso que las cosas después de este hecho han ido saliendo solas fruto de una nueva etapa, escalón o como se le quiera llamar en la que ha entrado mi vida…. Larga o corta… sólo yo puedo decidirlo.

Aunque siempre es bueno tener una ayuda externa, en forma de padre y madre que sin saberlo se han puesto en el borde del precipicio para evitar a que vuelva a caerme a donde estaba. Ellos son los que realmente me ayudan día a día y por eso les quiero dedicar esta primera entrada de bienvenida a ellos…. GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS.

piscinafoto

En próximas entregas os seguiré contando como evoluciona esta historia….

Intentaré cerrar algunas de mis entradas con una frase que me haya hecho pensarme las cosas dos veces. Esta me la encontré un día y dice, “el día que desees ser tan exitoso como el propio hecho de respirar, ese día lograrás lo que te propongas”.

Braiiix